Meditación, cómo comenzar y cómo avanzar, mantras y más

¡Om amig@s yoguis!  Aquí os dejo el video de mi canal Youtube sobre este mismo tema 🙂

 

Hay varias cosas que os quiero recomendar  tener en cuenta a la hora de pensar en comenzar a meditar o si quereis que os inspire un poco en vuestra práctica 😉 :

  1. El lugar. Es importante elegir un lugar limpio, ordenado y de preferencia orientado hacia el norte o el este para beneficiarse de las vibraciones magnéticas favorables para la práctica. Podéis meditar en una habitación o podéis meditar en la naturaleza.
  2. El momento. Un buen momento es al amanecer y al atardecer, donde el día comienza y acaba y la energía tiende a ser más tranquila. Es buena idea meditar al levantarse y al acostarse para hacer una transición y comenzar o terminar con menos estrés el día.
  3. El hábito o frecuencia. Un buen hábito es meditar por la mañana y por la noche, 30 minutos a cada vez. Si meditamos una vez al día y no es por la mañana y por la noche tampoco pasa nada. Más vale meditar algo que no meditar nada. Más vale meditar una vez a la semana que absolutamente nada. Si que es verdad que podemos empezar por poco e intentar plantearse pequeños retos e ir subiendo nuestro tiempo de meditación o nuestra frecuencia.
  4. La posición. Podéis meditar sentados en una silla o podéis sentaros en el suelo. Si os sentáis en una silla no hay que relajar la postura. Hay que tener la espalda recta pero el cuerpo relajado, sin tensión en hombros o cara. Si preferís probar por sentaros en el suelo, podéis adoptar 3 posturas: en loto, medio loto o con las piernas simplemente cruzadas. El loto es con los dos pies en los muslos: pie derecho en muslo izq. y viceversa. Postura de gran flexibilidad y no necesaria para poder meditar eficientemente. Siddhasana o medio loto o con solo uno de los 2 pies encima de su muslo opuesto. Sukhasana o postura con las piernas cruzadas, es la postura más simple para comenzar y permanecer sin incomodidad por más tiempo. Probad, disfrutad y sobre todo, nada de frustraciones. Las manos las podéis colocar en Chin Mudra, es decir con el índice y el pulgar tocándose y colocar vuestras manos sobre las rodillas. Postura más común y conocida. También podéis optar por entrecruzar los dedos de ambas manos y dejarlas relajadas sobre vuestro regazo o en vez de cruzadas con una palma encima de la otra.  Tal y como decía, ya estemos sentados en silla o en el suelo con las piernas cruzadas, tenemos que tener la espalda recta como si un hilo nos atravesara desde el coxis hasta la coronilla. Sin embargo, los brazos, hombros y cara, deben estar relajados para evitar tensiones innecesarias y los ojos cerrados para evitar distracciones y favorecer la concentración.  Nuestro maestro Swami Sivananda decía que deberíamos sentirnos como una montaña en el exterior y como miel en el interior. Fuertes en nuestra determinación y en nuestra postura pero dejando fluir nuestras sensaciones en el interior.
  5. La respiración. Observaremos el aire como entra y  cómo sale por nuestra nariz sin forzar un cambio. Procuraremos realizar una respiración abdominal y pausada para bien oxigenar nuestro cuerpo y relajar nuestra mente.
  6. La mente.  Durante la meditación es importante concentrarnos en alguna acción para no distraernos con nuestros pensamientos y aprovechar esos minutos de puesta en contacto con nosotros mismos.
    • Concentración sobre nuestro cuerpo. Nos concentramos en el chakra del corazón si somos más bien emocionales situado en el esternón. Si somos de naturaleza tirando a racional, entonces elegiremos el chakra del entrecejo o tercer ojo. También podéis optar por hacer un recorrido por todo vuestro cuerpo y observar sensaciones, empezando por la coronilla e ir haciendo un scanner de todo vuestro cuerpo hasta los dedos de los pies y de los dedos de los pies hasta la coronilla. Si observáis una ligera tensión o incomodidad, podéis concentrar vuestra atención en este punto un poco más y pensar en ese dolor como un dolor que no fuera vuestro, sin aversión con ecuanimidad.
    • Concentración en un objeto. En este caso tendremos los ojos abiertos. Podemos fijar nuestra atención sobre una flor, un aspecto o elemento de la naturaleza, un dibujo o mandala, como el Sri Yartra, una foto o estampita de algún ser o santo querido. Una técnica más avanzada es el Tratak. Consiste en fijar la mirada sobre un objeto o sobre un punto sin parpadear y después cerrar los ojos y visualizar el objeto en el chakra del entrecejo. El tratak más conocido es con una vela a la altura de nuestros ojos. Mirar la vela sin parpadear durante 1 minuto por ejemplo y cerrar los ojos por el mismo tiempo, o sea 1 minuto.
    • Concentración con  mantras.  Son una serie de sonidos o palabras en sánscrito con una fuerza vibratoria en nuestro organismo muy poderosa. Tienen efecto en nuestros nadis o canales de energía sutiles de nuestro cuerpo y favorecen la concentración durante la práctica de la meditación.  Hay de varios tipos, los saguna mantras y los niguna mantras. Los saguna mantras, invocan el nombre de una divinidad específica con su correspondiente energía que les representa. Los niguna mantras no son mantras asociados a ninguna divinidad sino que son mantras más generales o universales. Cada persona tiene un temperamento diferente y no todo el mundo se sienten atraídos por los mantras asociados a divinidades personificadas. Ciertas personas perciben el universo como un conjunto  de energías variadas relacionadas entre sí y que provienen de una sola fuente o un todo.  Utilizamos los mantras nirguna para identificarnos con la Creación en su conjunto en una unión con el universo, con el todo.  Muchos son los que utilizan un mantra personal, es decir, un mantra en concreto con el que se identifican, por el que se sienten especialmente atraídos, un mantra favorito frente a los otros. Algunas veces este mantra puede ir a ti, otras veces puedes ir tu a el. Hablaré más en detalle sobre los diferentes mantras y como elegir uno más adelante. Por ejemplo, mi mantra personal es un mantra saguna, asociado a Vihnu, divinidad de la trilogía hindú y conocido como el conservador o preservador. Mi mantra es OM NAMOH NARAIANAIA, mantra de la paz en el mundo. Sin embargo, ejemplos de algunas mantras conocidos son OM o SO HAM. Om es el mantra universal por excelencia y hace referencia al universo como un todo del cual nos sentimos parte y So Ham es un mantra de autorrealización o reafirmación personal que sifinicia “Yo soy el que soy”. Si no tienes mucha idea, te recomiendo que comiences con el mantra Om. Durante vuestra práctica podéis repetir el mantra internamente o exteriorizarlo, ambas dos son válidas. La repetición de mantras se llama Japa o Japa yoga. Os podéis ayudar a llevar la cuenta del número de repeticiones utilizando un collar llamado mala o japa mala.
  7. Meditaciones guiadas. Podéis optar por comenzar o complementar vuestra práctica con meditaciones guiadas, donde una persona o una grabaciones os va dando una serie de pautas, contando una historia, proponiendoos ejercicios de autosugestión, etc.

¡Esto sería todo por el momento! Más adelante os daré más detalles de mantras , japa yoga y otras cositas más. No dudéis en proponerme temas o preguntarme lo que necesiteis 🙂

Namaste mis yoguis

madhavi ❤

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s